Fundación SM lleva programa Escribir como lectores al Ozama

 

La Fundación SM tiene varios años junto al Padre Ruiz y su proyecto Vida sobre el Ozama. De esta hermandad surgió una biblioteca y para darle vida, el programa Escribir como Lectores comenzó su primera fase con la obra de Yuan Fuei Lioa, El macuto mágico, con niños y niñas de 5 y 6 años, sus docentes y la orientadora escolar. El mismo autor fue quien trabajó la obra con los niños, ya que además de escritor es un mediador cultural experimentado. Cada grupo disfrutó la historia, la contó y la recreo.

Es importante que se diga, que un macuto es un bulto o un bolso hecho de guano, una fibra trenzada. En este macuto Guanín, el cocodrilo protagonista, pone y saca todo aquello que desea o le molesta. Como parte de las actividades, cada uno de los grupos realizó un libro colectivo lleno de pequeños macutos donde los niños y las niñas fueron entrando y sacando diferentes cosas. Por ejemplo: entraron en el macuto el hambre, el fuego, los golpes y las peleas. Sacaron del macuto las sonrisas, los amigos, los dulces y la maestra.

 

La primera etapa del programa concluyó con un encuentro mágico entre los niños y el libro. Cada uno se llevó a su casa un ejemplar, que aunque muchos digan que aun no saben leer, seguramente, bajo la luz de una vela en la calurosa noche tropical y mientras se espantan los mosquitos se lo leerán a sus padres,  sus hermanos, a sus abuelos, a ellos mismos.